La Muerte, el cielo y el infierno (Parte I)

Pocas cosas tienen más impacto que la muerte. Podemos temerle o no, pero, la partida de un ser querido siempre produce una gran conmoción emocional. No tomamos plena conciencia de ello hasta que nos toca vivir esa experiencia.

Queremos que nuestros seres queridos se encuentren en un buen lugar en el otro mundo, queremos ir nosotros mismos a un buen lugar cuando nos toque partir, aspiramos a estar con las personas que queremos y que nos quieren.

Todos los seres creen que están vivos sin importar en que dimensión de la existencia estén ubicados. Todos los que están aquí en el mundo físico lo creen y los que están del otro lado también.

Existen dos tipos de muerte, la muerte objetiva y la subjetiva. La primera es la desintegración completa y definitiva de la espiritualidad, que se puede producir de forma natural o provocada. Se produce de forma natural cuando terminado y agotado todo el ciclo de posibilidades para que la persona logre la iluminación, esta no la logra (ver tema rueda de samsara). La segunda es una percepción, cuando alguien deja una dimensión de la existencia y pasa a otra.

Como usualmente no podemos percibir lo que hay del otro lado, tenemos una gran incertidumbre y en ocasiones miedo a lo que hay más allá. Las religiones han contribuido a incrementar este miedo hablándonos de infiernos y castigos terribles para los infieles.

Las religiones y escuelas esotéricas han sido deshonestas, no han dicho nunca la verdad. El miedo es un arma poderosa, metiéndole miedo a las personas se puede lograr que hagan cosas que de otra forma no harían. El miedo se puede utilizar como herramienta de marketing para lograr vender un producto. Se ha hecho esto durante toda la historia solo como estrategia de marketing, pero no porque haya una intención de ocultar la verdad. La verdad no la conocen, no pueden ver, están ciegos y solamente se guían por lo que otros ciegos escriben.

El mundo de los muertos no es muy diferente al nuestro, los desencarnados van a un lugar donde se encuentran en un estado de felicidad e infelicidad bastante similar al que se encuentran en el mundo físico.

Cuando la persona desencarna se dirige a donde lo guía su estado psicológico. El cuerpo físico ha desaparecido, lo único que queda es el espacio psicológico y este se mueve de acuerdo a asociaciones y atracción. Aquellos lugares a donde se siente atraído es a donde el desencarnado irá y a donde habitará.

La movilidad del espacio psicológico en el mundo de los muertos es limitada y está determinada por la limpieza psicológica de la persona. Una psiquis más limpia, es más libre de movilizarse por más lugares y una psiquis más contaminada es menos libre. En el mundo de los muertos hay castas absolutas y fatales, no hay movilidad entre castas. Estas castas no están determinadas por ninguna autoridad, están determinadas por la contaminación espiritual de nuestra propia psiquis.

La descontaminación de la psiquis para subir de casta y lograr un estado de libertad mayor se logra únicamente en el mundo físico. La persona debe volver a encarnar y pelear en la guerra santa que es la guerra contra uno mismo, la guerra contra los elementos indeseables de nuestra propia psiquis. Únicamente de esta forma se logra ser más libre.

El infierno de las llamas y los castigos eternos es una mentira, o casi lo es. Tenemos que hacer muchas aclaraciones sobre esto.

Es cierto que al mundo de los muertos siempre se le ha llamado infierno. La palabra infierno produce mucho miedo, pero esto es solamente porque el cristianismo le ha dado una connotación terrible por los motivos empresariales que ya hablamos antes. La verdad es que antiguamente y originalmente la palabra no tenía esas connotaciones y se utilizaba como una forma de nombrar al lugar donde iban a habitar los desencarnados, los mortales y los dioses. Todos los que no tienen cuerpo físico habitan en el infierno.

El infierno tiene regiones una de ellas es el tártaro. Este es el lugar a donde se dirige el espacio psicológico cuando esta atormentado en vida o cuando tiene obsesiones poderosas.

Hay que notar y tener muy claro que la obsesión religiosa también conduce al tártaro, las personas que están obsesionadas con la religión, es mejor que trabajen sobre estas obsesiones y las eliminen de vuestra psiquis porque luego de desencarnar no irán a ningún cielo como creen sino serán automáticamente atraídos hacia esa región del tártaro donde se encuentran todos los que son como ellos.

Otras obsesiones como la venganza, el rencor, el odio, el resentimiento, etc., también conducen al tártaro por atracción. Lo mismo sucede con los tormentos y la locura.

En el infierno también están las regiones celestiales, son las zonas más elevadas y el habitad natural de las psiquis más limpias.

Todo lo que no está ni en la zona celestial superior, ni en el tártaro inferior, o sea está la zona intermedia, es a dónde va la mayoría de las personas y es un lugar donde la vida no tiene mayor diferencia con la vida que conocemos aquí en el mundo físico.

Como ya dijimos existe un sistema de castas en la región de los muertos. La movilidad entre castas no existe, pero las psiquis más limpias gozan de mayor libertad de movimiento y estas pertenecen a las castas superiores. Las psiquis más contaminadas pertenecen a las castas inferiores y su grado de libertad puede llegar a ser nulo.

Por lo tanto, la movilidad en la región superior es amplia, en la región media es limitada y en el tártaro no existe.

El Karma (Primera Parte)

Es un conocimiento que aparece por primera vez en los antiguos vedas, los textos sagrados de la india.

Se ha escrito mucho y se han dicho muchas cosas sobre este conocimiento. Todo lo que se ha dicho o escrito hasta este momento, sin ninguna excepción, es incompleto, parcial o erróneo.

Nada de lo que se ha escrito o dicho conduce a un entendimiento real del concepto. Esta es la primera vez que se hace.

Entender el hondo significado de este conocimiento es indispensable, para el avance espiritual pero también para entender cómo funciona el universo.

La palabra karma proviene del sanscrito y significa acción. No es una acción común y corriente que se produce como consecuencia de leyes físicas que de alguna forma ya están ahí. Es una acción creadora, que modifica o cambia el rumbo de los acontecimientos naturales. Es una acción que interviene en las leyes de la naturaleza y que proviene de algo que está más allá de las leyes naturales y físicas.

El karma es una acción de los seres que son como dioses o semejantes a ellos. Proviene de seres con libre albedrio y capacidades superiores. Por lo tanto, puede provenir de lo que habitualmente llamamos dioses o también del hombre, porque también ha sido hecho a imagen y semejanza de los dioses, tiene libre albedrío y capacidades extraordinarias.

La acción karma inicial, produce como consecuencia la formación del universo y todo lo que conocemos.

La palabra Karma del hinduismo, tiene relación con la palabra verbo de las escrituras hebreas. Karma es la acción inicial, verbo es la forma en la que se propaga los efectos de karma.

Cuando sucede algo esto repercute en lo que esta inmediatamente al lado y esto as su vez en lo que está un poco más allá y así. Cuando se produce una acción esta no repercute en el lugar más alejado del universo instantáneamente, sino que lo hace por medio de una propagación. Esta propagación son ondas que se trasmiten de acuerdo a ciertas características y leyes, el verbo son las ondas, el karma es la acción inicial que las provoca.

El karma primigenio es la acción que produce todo el universo y el universo se propaga o se expresa a través del verbo que son las ondas que se van desplegando. El verbo tiene otras propiedades, pero este es un asunto para tratar y profundizar en otro capítulo.

Nota al margen: Cuando se habla de creacion del universo siempre surge la pregunta, ¿Quién provoca esa acción si antes del universo no había nada? La pregunta ha estado mal hecha durante miles de años. La pregunta en si expresa de forma implícita la limitación mental del ser humano que no puede ver más allá y que hasta su mente y toda su psiquis está encarcelado y limitada. Romper estas limitaciones y liberar la psiquis es uno de los objetivos de la magnasofia. Antes del universo lo único que no había es el universo mismo y lo que hay dentro de él. El universo es algo muy pequeño y hay muchas cosas antes de él y más grandes que él.  Lo que hay por fuera del universo y más allá del universo es accesible y experimentable por la espiritualidad iluminada. La ciencia por su parte puede colaborar con los místicos. Pueden escuchar las descripciones que hacemos de lo que podemos ver más allá y luego hacer experimentos para tratar de confirmarlos y así acercar la ciencia a la realidad. Sabemos que lo hacen a escondidas cambiando las palabras nuestras por las de ellos. Muchas, muchísimas teorías científicas, explicadas con palabras científicas, complicadas y técnicas no son más que repeticiones con otras palabras de las descripciones sencillas que hacemos los místicos esoteristas de lo que podemos ver por nosotros mismos. La ciencia puede acercarse mucho a la verdad, pero ver, experimentar y vivir en la realidad, eso solo lo puede hacer el espíritu iluminado.

Cualquier acción karma produce como consecuencia el inicio de un ciclo de causas y efectos encadenados. Pero las causas y efectos producidas por el karma no son lineales y cuando el karma actúa en escenarios más o menos complejos como ser la vida o la psiquis se pone más difícil predecir lo que sucederá. Cuando el karma actúa en escenarios complejísimos como ser el mundo de las sub partículas o incluso las vibraciones elementales del universo que nosotros llamamos verbo y la ciencia les llama cuerdas, conocer lo que sucederá con exactitud requiere de tanto conocimiento y de tantas cosas a tener en cuenta, que se puede decir que en esa situación todo se acerca a la incertidumbre y todas las posibilidades son factibles. A medida que nos alejamos de la complejidad y nos acercamos a lo macro todas las cosas se vuelven más estables y predecibles porque son menos las fuerzas del universo que intervienen en los eventos.

Por todas partes se dice y se repite hasta el hartazgo que si una persona hace algo malo le sucederán cosas malas y si hace el bien le van a suceder cosas buenas. Eso es un pensamiento erróneo provocado por el deseo y el ego de las personas. Las cosas no suceden de la forma que se ha pensado siempre.

Tienen que existir excepciones para que esto suceda de esa forma. Esas consecuencias lineales solo se dan muy pocas veces y solamente cuando se cumplen muchas circunstancias especiales.

Nota al margen: El ego, la envidia, el deseo de venganza, la ira, etc., es lo que provoca que las personas piensen y repitan y deseen que si alguien hace cosas malas le irá mal. Si usted ha pensado de esa forma entonces aproveche ahora y conózcase a sí mismo en este mismo momento. Usted jamás ha refeccionado seriamente sobre el funcionamiento del karma como ley del universo ni le ha interesado, ni siquiera se ha puesto a evaluar objetivamente la influencia que tienen los actos malos y buenos sobre las personas, mucho menos común es que se tenga conocimiento objetivo sobre el bien y el mal, usted solo utiliza esta palabra karma y la idea que a su ego le conviene tener de este concepto para justificar y alivianar el sufrimiento que le produce su estado espiritual y psicológico corrompido. Ir conociendo sus limitaciones y corrupciones espirituales le da a usted la ventaja, ahora que sabe que está corrupto por dentro, tiene usted la posibilidad de cambiar para mejorar.

Solamente en circunstancias especiales las cosas malas provocan cosas malas y las buenas cosas buenas. Ni siquiera después de la muerte física. Ahí la ley de causa y efecto es más fuerte pero tampoco es lineal.

Lo que sucede es que existen otras fuerzas y leyes que alteran el rumbo natural del de los efectos del karma. Estas fuerzas son, la interacción, la interdependencia, la independencia, la inercia, el poder, las leyes humanas, el destino, el error como fuerza natural, los accidentes, etc.

Todos estos componentes, hacen que la consecuencia del karma tome unos rumbos misterios, no lineales y difíciles de predecir.

Es muy fácil predecir lo que sucede con las leyes físicas, estas se comportan de acuerdo a reglas matemáticas precisas y un efecto esta siempre precedido de una causa, en estos casos se puede decir que la ley del karma y su despliegue que son las causas y efectos se dan de forma precisa.

Muy diferente es todo lo que tiene que ver con el bien y el mal y las conductas humanas, que es justamente donde a las personas más les gusta aplicar esta ley de forma siempre errónea.

Las personas que se autodenominan esoteristas y hablan sin saber le hacen un enorme daño al misticismo esoterico, porque la ciencia que se rige por parámetros objetivos y exactos termina rebatiendo y ridiculizándoles a ellos y por extensión a todos. Esto trae como consecuencia que el mundo se aleje del conocimiento interior porque están hartos de escuchar a estafadores.  Si no se sabe, si no se puede ver, si se está dormido, es mejor callar.

Tomemos, por ejemplo, a una persona que actúa mal en la vida de acuerdo a los criterios sociales habituales que profesan la mayoría de las personas. Una persona que vive de sacarle el dinero a los demás por encima de lo que necesita, un banquero o un empresario, o un gobernante injusto y un poco cruel, o alguien que maltrata a las personas valiéndose de algún tipo de autoridad de o poder, o un gobernante de algún país que provoca alguna guerra artificial y mata a miles de personas, etc.

Todos conocemos personas que actúan de estas formas y sin embargo casi a la totalidad de ellas no les pasa nada malo, casi todos viven tranquilos y en abundancia hasta el final de sus vidas. Hacen el mal, pero no les suceden cosas malas. A estas personas, les podría perfectamente suceder cosas malas, pero para que ello suceda hay otras fuerzas que deben intervenir o potenciarse y otras fuerzas que deben debilitarse.

¿Qué es lo que sucede? ¿Acaso el karma está fallando? No, el karma no está fallando, lo que está fallando es lo que usted piensa que es el karma. Lo que falla es todo lo que se ha enseñado sobre el karma.

Existen muchas fuerzas y leyes en la naturaleza. Hay fuerzas y leyes para todo. Algunas son exclusivas para ciertos grupos de géneros de la naturaleza y algunas son exclusivas solo para un género especifico. Estas fuerzas y/o leyes rigen el comportamiento de la energía, de la materia, de la física, de la química, de la biología, de los pensamientos, de los sentimientos, de la psiquis, de la espiritualidad.  Por separado o en conjunto, interactuando mezclándose y formando un universo y una vida compleja.

Por ejemplo, en una situación como la descripta más arriba opera la interdependencia. Todas estas personas pertenecen a grupos de muchas personas que están en un acuerdo tácito y que como grupo se protegen unos a otros y operan en conjunto, todas estas personas tienen un grupo de amigos, familia y contactos que operan de forma conjunta, que piensan de forma similar y se protegen entre ellos y sin tener que ponerse de acuerdo con un plan, simplemente son personas que piensan de la misma forma y tienen egos compatibles que se asocian por fuerzas de atracción naturales. Estas personas en conjunto tome el control de los recursos y el poder y ya no les sucede nada, pueden hacer cualquier maldad que no les ira mal. La interdependencia les protege de los efectos negativos de cualquier karma. La interdependencia les da poder.

Muy diferente seria si esto lo hace una persona que no tiene ninguna interdependencia, o sea que no tiene amigos, familia o gente que le apoye. En este caso los efectos del karma pueden operar de la forma en que se piensa habitualmente. El grupo atacará o discriminara o marginara a esta persona que es más débil, porque no tiene ni poder ni interdependencia ni nada que le proteja del poder del grupo, entonces le ira mal.

Las leyes de un país operan contra los efectos naturales del karma, en todos los países hay empresarios que les va muy bien porque están protegidos por las leyes jurídicas, si estas leyes no existieran no la policía ni los castigos artificiales creados por las sociedades humanas y solo existieran las leyes de la naturaleza, estos empresarios inescrupulosos no podrían existir porque les iría muy mal, la gente misma se encargaría de que esto fuera así.

Que gobernante del mundo podría hacer lo que hace habitualmente si no tuviera toda la protección que tiene, toda la maldad que ellos hacen no provoca que les vaya mal, al contrario, les va muy bien porque hay otras fuerzas que intervienen.

Hay muchas personas que viven en abundancia y una vida muy tranquila y sin embargo lo hacen porque han encontrado la forma de adueñarse y acumular los recursos del mundo para ellos provocando escases en otras partes, tanta escases que hay millones de personas que mueren de hambre cada año. Estas personas viven tranquilas porque las fuerzas de interdependencia con su grupo social, las leyes hechas a su favor, la interacción con otros grupos compatibles, etc., le protegen de que le vaya mal y entonces les va muy bien.

La inercia es una fuerza que también opera y hay que tenerla en cuenta para saber hasta dónde puede conducir una situación. Por ejemplo, una persona hace algo malo y como consecuencia de lo que ha hecho obtiene satisfacción o felicidad, debido a cualquier medio, ya sea que ha tomado alguna sustancia que actúa en el cerebro, o un acto que produce que las personas les apoyan y obtiene fama o prestigio, u obtiene dinero fácil y esto le produce mucha felicidad, o cualquier otro medio que le produzca cualquier clase de felicidad. Si esto sucede de esta forma se va generando una inercia que le impide detenerse y esto provoca que esta persona se sienta motivado a repetir lo que está haciendo. Esta inercia psicológica impide que el mal se detenga. Detener la maldad en estos casos depende de la conciencia de uno mismo o de que la situación cambie y esos actos en vez de producir felicidad comiencen a producir alguna clase de desventura. Pero la desventura sola tampoco es suficiente si la persona siente placer, aunque sea por un instante. El ser humano cuando es bestia, es capaz de soportar, y provocar en otros, mucho dolor solo por obtener un instante de placer.

La luz y la oscuridad

La luz esta naturalmente asociada a las cosas que son beneficiosas, la bondad, lo positivo, lo constructivo, etc. La oscuridad se asocia a lo perjudicial, la maldad, lo negativo, lo destructivo, etc.

Estas categorías son una conveniencia lingüística que son útiles para establecer los conceptos y poder trasmitir las ideas del bien y del mal. Nosotros utilizamos estas convenciones de la misma forma que se utilizan en todas partes, pero la realidad esotérica es mucho más profunda y conviene aclarar bien lo que son luz y oscuridad.

Hubo un momento, cuando no existía la creación, cuando no había materia, ni energía. En ese momento solo había vacuidad, la nada. La oscuridad profunda y pura era lo único. El dios único y únicamente el. El que nunca ha nacido y el que nunca morirá.

Pero la luz también existía, la luz estaba contenida dentro de la oscuridad. El habitad natural de la luz es dentro de la oscuridad. Cuando la luz está contenida dentro entonces hay equilibrio. Cuando la luz escapa y sale al exterior, entonces aparece el desequilibrio y aparecen los problemas.

¿Cómo es posible que la luz este dentro de la oscuridad? Recurrimos a la ciencia para explicarlo. Todos hemos oído hablar de los agujeros negros, esos elementos que existen en el espacio que son totalmente oscuros desde el exterior, donde la fuerza de la gravedad o sería mejor decir la deformación espacio temporal es tan intensa que ni siquiera la luz puede escapar de allí. La cuestión es que es un objeto que se percibe como oscuro, pero en su interior está lleno de luz. Así también en lo micro, sabemos que cuando un átomo es estimulado de forma adecuada emite fotones que son luz. La luz está contenida dentro de a la oscuridad. Así es la oscuridad en lo macro y así es la oscuridad en lo micro, como es arriba es abajo.

El antiguo símbolo del TAO enseña esta realidad. El universo está formado por un equilibrio de luz y oscuridad. El símbolo de TAO es mitad luz y mitad oscuridad en un perfecto equilibrio, pero con un detalle muy importante, la línea del circulo exterior es oscura. El símbolo es simplemente un corte de una esfera completamente negra que en su interior contiene luz y oscuridad.

 Magnasofia  Magnasofia
El símbolo del TAO en dos dimensiones contiene un equilibrio perfecto entre la luz y la oscuridad. El símbolo del TAO en 3 dimensiones es una esfera totalmente oscura que contienen luz y oscuridad en perfecto equilibrio en su interior.

 

El mito hebreo dice que cuando Yahvé Elohim tuvo la intención de hacer la creación, fue a consultar a Satanael, el ser más sabio de todos los que existen. Entonces Yahvé Elohim le comento sus planes de hacer un universo de luz y Satanael le dijo que sería mucho mejor hacer un universo de oscuridad, porque la oscuridad ya está equilibrada y un universo de luz traería muchos problemas.

Luego los mitos hablan de muchas formas de desobediencia de Satanael hacia Yahvé Elohim, pero la realidad fue exactamente lo contrario, la primera desobediencia fue de Yahvé Elohim hacia Satanael. Y los problemas vinieron, tenemos el universo que tenemos.

La iluminación significa llevar la luz hacia el interior. Es normal que una persona iluminada sea percibida como misteriosa, inaccesible, aislada, oscura. La luz está adentro. Así también, es normal que cuando una persona es percibida como muy luminosa, social, elocuente, como un político o un pastor, esto sea un signo de que en su interior falta iluminación. La luz está afuera.

El ego puede actuar y representar cualquier papel, pero de todas maneras esto es irrelevante para la persona honesta que transita el camino esotérico, ya que el auténtico caminante mirará hacia su interior y no a los demás.

La realidad es que la oscuridad y la luz no son ni buenos ni malos. Estar juntos, en perfecto equilibrio, es el estado natural del universo. Cuando esto es así, la oscuridad es profunda, es mística, es misteriosa y aunque no se pueda percibir, la luz está adentro.

Todo el universo creado algún día desaparecerá y toda la luz que ha escapado volverá al interior y todo será oscuridad perfecta y equilibrada.

¿Qué tiene de bueno la luz? ¿Por qué los mitos dicen que la luz es buena?

La oscuridad fue quebrada para dar origen a la creacion, y como lo que hay dentro de la oscuridad es luz entonces en el momento que la oscuridad fue quebrada se hizo la luz. La luz se liberó desde adentro del espíritu universal y fue en ese momento que apareció un nuevo concepto de oscuridad. Una oscuridad sin luz interior. Apareció entonces la maldad. La consecuencia directa de haber creado la luz.

El proceso permite la aparición de la materia y la energía. La aparición del universo tal cual lo conocemos. Desde el punto de vista psicológico espiritual hay que decir que la luz sale desde adentro de la oscuridad y deja un vacío en el interior, este vacío es llenado de forma inmediata por una deformación de la oscuridad, la oscuridad se infla, se deforma y llena ese vacío, esta deformación permite que aparezcan nuevos elementos psíquicos que en algunos lugares les llaman egos y en otros errores psicológicos, traumas, complejos, obsesiones, deseos, etc.

Entonces aparece en el universo el sufrimiento, las guerras, el hambre, las enfermedades, el egoísmo, la codicia, los deseos, el infierno, la muerte, la vejez, la decadencia, la locura, etc.

Todas cosas que se asocian a la oscuridad pero que en la realidad antes de la creacion de la luz no existían. Antes de la creacion de la luz había equilibrio completo y un inmenso océano de paz y tranquilidad, ni un solo problema, ni una sola complicación, felicidad completa y oscuridad infinita.

El hecho de que aparezca la luz, permite la aparición de la maldad, entonces permite descubrir y conocer un aspecto oculto del universo. Ver, conocer y aprender de nosotros mismos para superarnos, entrar en un mundo de entrenamiento psicológico, donde sale victorioso únicamente aquel que logra la iluminación o sea hacer volver la luz equilibrada a su propio interior.

El mundo de la luz está hecho para la iluminación de las personas, ese es el único objetivo de la vida, quien está aquí y no hace nada para lograr la iluminación está perdiendo el tiempo y la vida.

La aparición de la luz permite la formación de dioses independientes que si consiguen la iluminación estarán separados del resto, dejarán de ser uno con el universo, tendrán vida eterna y nunca perderán su individualidad.

La mujer tiene un camino especial de iluminación diferente al del hombre

El hombre y la mujer son diferentes y cada cual tiene una forma diferente de caminar y crecer espiritualmente. Las mujeres que quieren hacer lo mismo que los hombres, se equivocan. Esto no fue así durante miles de años, esto es reciente (ver nota histórica al final del artículo).

Hay una creencia popular y una intención, de igualar al hombre y la mujer, tanto es así, que esto es un tabú de la ciencia actual.

Si alguien tiene una hipótesis científica de que los hombres y las mujeres son iguales y pide dinero para investigar no le será muy difícil conseguirlo, pero, si alguien tiene la hipótesis contraria, o sea, sospecha que, por todas las diferencias físicas, hormonales, morfológicas, etc., los hombres y las mujeres son diferentes y pide dinero para investigar las diferencias, jamás lo obtendrá incluso puede ser expulsado de la comunidad científica por hacer esa proposición. O sea, todo lo que la ciencia actual dice sobre este asunto, tiene sesgo.

¿Qué dice el esoterismo sobre esto?

El esoterismo reconoce las diferencias, pero no otorga una solución satisfactoria para las mujeres. Al menos hasta ahora no la ha otorgado públicamente.

Existe un camino y un método exclusivo para las mujeres y otro diferente para los hombres y en algunas partes, ambos se juntan.

¿Cuáles son las soluciones históricas para las mujeres?

Todas las soluciones son insatisfactorias. Por ejemplo, en la india, a lo más que podía aspirar una mujer luego de desencarnar, era a estar cerca del cielo, no en el cielo. Para lograr esto tenía que tener un esposo que ya estuviera iluminado y amarlo más que a cualquier otra cosa. Su esposo, cuando desencarnara se iría al cielo y ella podría estar cerca de él por el amor que le une. Cerca de su esposo, no con su esposo, él en el cielo y ella fuera del cielo, pero cerca. Él podía salir del cielo todas las veces que quisiera para estar con ella, pero ella no puede entrar al cielo porque solo los iluminados pueden hacerlo.

No solo el amor era suficiente, si el hombre desencarnaba antes que la mujer, ella debía quitarse la vida tirándose a la pira donde se quemaba el cuerpo de su marido difunto. Otra opción era que la mujer se internara en una especie de claustro donde ya no tomaría contacto con ningún otro hombre en la vida, ni siquiera podía pronunciar un nombre de varón, ni ver ni escuchar a ningún varón por el resto de su vida.

El ritual de quemarse en la pira lleva el nombre de satí, que significa mujer virtuosa. Se hizo durante siglos en la india y se prohibió definitivamente en 1920, pero aún hoy se hace en forma clandestina.

Todo esto solo le garantizaba a la mujer estar cerca del cielo y de su amado marido por unos 35 millones de años. Luego se desintegraría para siempre, porque la mujer no tiene vida eterna.

Rituales similares existieron en otras culturas como en Egipto, en China y en las culturas indígenas de américa.

¿Da resultado esto? La respuesta es que da todos los resultados que se prometen si se cumplen todas las condiciones. Un hombre iluminado y una mujer que lo ama, que prefiere la muerte antes de vivir sin su amado.

Evidentemente es insatisfactorio, sería mucho mejor encontrar un método para que la mujer pueda logar la vida eterna y la iluminación por sí misma.

¿Cuál es la solución del cristianismo?

El cristianismo también enseña que la mujer no tiene vida eterna y que no puede iluminarse. Solo pueden aspirar a estar temporalmente cerca del cielo. O sea, en la parte superior del infierno que es lo que está cerca del verdadero cielo.

Pedro dice: «Que María salga de entre nosotros, pues las mujeres no son dignas de la vida».
Jesús dice: «He aquí que le inspiraré a ella para que se convierta en varón, para que ella misma se haga un espíritu viviente semejante a vosotros varones. Pues cada mujer que se convierte en varón, entrará en el Reino de los Cielos.» (Tomás 114)

La solución del cristianismo es convertir a la mujer en varón, lo cual ya veremos qué es lo que significa.

¿Esto funciona?. La respuesta es sí, es un poco mejor que lo anterior pero no es suficiente. Y mucho menos lo es, si nadie explica bien que significa convertir a una mujer en varón.

¿Cuál es el problema con la mujer?, ¿porque es especial?

Entre el hombre y la mujer hay demasiadas diferencias, sus aparatos sexuales y la forma en que se mueve la energía, el sistema hormonal que provoca un funcionamiento diferente de todo el cuerpo y del cerebro. O sea, hay diferencia por todas partes. Pero el problema fundamental parte de la diferencia de los cerebros femenino y masculino y la forma de encarnar el alma.

Aunque para todas las cosas de la vida cotidiana pueden ser igual de funcionales, la pequeña diferencia que existe en los tamaños hace que el hombre tenga algunas habilidades espirituales que la mujer no puede procesar. Dice el filósofo: “En los actos más espirituales de una mujer siempre hay algo de carnal y en los actos más carnales de un hombre siempre hay algo de espiritual.” Tal vez no sea tan exacto, pero es una buena observación.

Cuando el cerebro masculino se conecta con la espiritualidad, tiene muchos más recursos que el cerebro femenino.

La mujer también puede conectar con la espiritualidad igual que el hombre y también tiene recursos que tiene que aprender a utilizar. Nadie se ha encargado de esto jamás, nosotros lo vamos a hacer por primera vez.

Para empezar, tenemos que decir que rechazar la diferencia, además de ser torpe, es un mal camino. Aceptar la diferencia y trabajar con ella es una ventaja. Las mujeres no tienen que hacer lo mismo que los hombres, tienen su propio camino y deben aprenderlo.

En la antigüedad donde tantas cosas malas e injusticias existían, había cosas notables que se han perdido, por ejemplo, existían rituales solamente para mujeres, a los hombres les estaba prohibida la entrada.

Estos conocimientos y estas formas de vivir la espiritualidad deben renacer. Vamos a ir explicando poco a poco el camino de la mujer.

Para empezar, se puede comenzar dejando de lado todo lo que tiene que ver con el feminismo y empezar acercarse a su lado auténticamente femenino.

Olvídese de pelear contra los hombres y únase a ellos siendo más femenina. Los hombres no pelean contra las mujeres, ellos las quieren y las cuidan.

Si usted despierta su lado femenino pronto verá como realmente usted adquiere poder real. Un poder sobre el mundo físico y también un poder mágico que está atrapado en su interior. Utilice ese poder para su propio bien y su desarrollo espiritual.

El feminismo es un veneno que le ha costado mucho a la mujer. Le ha costado estrés, su felicidad, su tiempo, todo un montón de problemas. Esto arruinó y sigue arruinando la vida de las mujeres persiguiendo algo que no está en su naturaleza.

Sea mujer, muy mujer y verá como las cosas mejoran.

Tema siguiente: ¿Qué significa convertir a una mujer en varón?

 


Nota histórica

Hasta la mitad del siglo XX, las mujeres no trabajaban fuera de su casa, y sí lo hacían dentro de ella, encargándose de una parte de las tareas de la vida fundamental que todos ya conocemos.

Las mujeres son la mitad de la población del mundo y si ellas no trabajan fuera de su casa entonces la mitad del mundo no paga impuestos. Esto fue lo que observaron desde el lugar donde se mueven los piolines del mundo. Sacar a las mujeres de sus casas fue el objetivo. Esto traería algunas ventajas extra para el sistema, los niños ya no serían educados dentro de sus hogares sino adoctrinados en las escuelas y la mano de obra sería más barata por exceso de oferta.

Se contrató a personas muy inteligentes para lograr este objetivo, psicólogos, historiadores, filósofos, sociólogos, publicistas. Cada cual en su tarea y trabajando juntos para crear un sistema, una doctrina, argumentos para meterlos en la cabeza de las mujeres y de la sociedad.
Y encontraron muchos argumentos. La historia está llena de abusos hacia las mujeres. Todo eso lo prepararon para introducirlo en el mundo sin que este lo notara y provocar un cambio social. Se enfatizaron las excepciones haciéndolas ver como si fueran la generalidad, relacionando todo con la historia y haciendo ver que el problema era ancestral. Y el mundo se lo creyó.

No se sabe a ciencia cierta quien estuvo detrás de todo esto. Lo que sí se sabe con certeza es que la fundación Rockefeller financió e impulsó el movimiento mundial de liberación femenina.

Nació así el feminismo. Las mujeres fueron libres porque se habían liberado de sus esposos. Solamente han cambiado de régimen, ahora son parte del mecanismo del sistema a costa de destruir sus hogares. Destruyeron lo bueno que tenían y se han encarcelado más de lo que estaban. No controlan sus hogares, sus hijos son educados por el sistema, su esposo se ha convertido en algo extraño o a veces en un enemigo, sufren el estrés de trabajar por dinero y pagan impuestos.

Apocalipsis

La mayoría de las personas piensan que la palabra apocalipsis significa fin del mundo. Esto no es correcto. Esta palabra viene del griego Apocçalupsis y significa “revelación”, o sea “quitar el velo”.

Apocalipsis es lo que hacemos en magnasofia, estamos quitando el velo a los secretos esotéricos.

No es el fin del mundo. Tal vez lo sea para los dioses, tal vez lo sea para las personas que gobiernan la tierra, tal vez lo sea para los que tienen algún poder sobre los otros, pero no para el hombre sencillo.

Quitar el velo es acceso al conocimiento esotérico trascendental de forma abierta. Esto libera a los hombres, no los destruye ni los encarcela.

El conocimiento de sí mismo y la auto observación

Conocerse a sí mismo es una máxima esotérica que se repite dese hace milenios. Hombre “conócete a ti mismo y conocerás el universo” dice la antigua máxima.

Conocerse a sí mismo es el primer paso. Identificar dentro de uno mismo los errores, defectos que nos hacen ser quienes somos y que nos hacen actuar de la forma que actuamos. Conocerse a sí mismo nos permite reconocer los factores psicológicos de nuestra propia desgracia y sufrimiento.

Ante un evento cualquiera, hay unas personas que sufren más, y otras que sufren menos, y hay otras que ni siquiera sufren. Esto es porque dentro de sus psiquis hay diferentes egos con diferente control de la persona. A la persona que más le controla el ego es la que más sufre.

Por ejemplo, pierde tu equipo favorito, el jefe está enojado y está tratando mal a todos gratuitamente, tu pareja te ha dejado y se ha ido con otra persona, el bus ha pasado y no ha parado, alguien se te atravesó en el camino en el tránsito, la persona que te gusta no te presta atención, alguien te insulta, el ascensor tarda demasiado, la policía desvía el tránsito y no te dejan entra a tu casa que queda a la mitad de la cuadra y millones de etcéteras más. Situaciones hay a montones y cada una de ellas altera de forma diferente a las diferentes personas porque su ego le controla de diferente forma.

Hasta que no desintegremos el ego, todos somos títeres controlados por estos factores psicológicos. No somos dueños de sí mismos, estamos atrapados y no podemos entrar a los niveles superiores del universo.

En la antigüedad, específicamente en la mitología griega, se habla de que la persona que se alimenta en el infierno ya no puede salir de allí, esa es la única condición. Alimentarse en el infierno significa identificarse con cualquier situación que encontremos. Un pensamiento o un sentimiento obsesivo, eso que no podemos sacar de adentro nuestro, eso es alimentarse en el infierno. Debemos aprender a reconocer nuestros defectos para poder luego trabajar en eliminarlos.

Hay que aprovechar ahora mismo que estamos en el mundo físico y no en el infierno, aquí en este lugar, si nos identificamos, si nos obsesionamos con cualquier situación podemos escapar y reparar nuestra psiquis, pero una vez que desencarnemos ya no será posible. Hay que desencarnar con la psiquis completamente limpia esa es la única posibilidad para no ser atrapado en el infierno.

Cuando se elimina el ego, la psiquis queda limpia y lo que se expresa es el dios que llevamos dentro, un espíritu libre y sin maldad, pero con un profundo conocimiento de esta. Esa es la conciencia.

Como reconocer nuestros propios defectos.

La forma más fácil es observar lo que uno mismo piensa y siente.  Mirar a los otros y no a sí mismo es algo que demuestra un decadente nivel espiritual, pero como esto es muy fácil y común en el mundo, podemos aprovechar esta situación para nuestro beneficio.

Es conveniente empezar por observar lo que se piensa de los demás. Eso que es lo que tu piensas de los otros habla muchísimo de ti y casi nada del otro. Tus pensamiento y sentimientos sobre los otros es lo que tú eres.

Si piensas que los otros son ladrones, es porque en esa situación robarías y serias de esa forma, si piensas que alguien que te escribe por wasap está enojado es porque tú estás enojado, si piensas cualquier cosa mala de cualquier persona es porque tú eres de esa forma. Cada cosa que pienses del otro es lo que tú eres.

¿Te gusta hablar de los otros? Esto es tan común que es una minoría quienes no lo hacen. Este es uno de los comportamientos de moralidad más bajas que existen, pero aun así puedes aprovechar esta situación para poner atención en las cosas que tú dices de los otros. Tienes que saber que siempre estas proyectando tu propia psiquis en cada situación, jamás estás viendo la realidad tal cual es, para poder verla, tendrías que no tener ego, pero lo tienes y entonces cada cosa que ves pasa por ese filtro y contamina el evento con lo que tú tienes dentro y lo proyecta hacia el exterior contaminado. Eso que tu opinas de los demás es lo que tú eres, es el evento que ha pasado por tu propia psiquis y lo has contaminado con tu forma de ser. Cada cosa que dices de los otros dice lo que tú eres y no dice nada objetivo sobre el otro.

El hecho mismo de hablar de los demás o la necesidad de hacerlo ya te da la pauta del nivel moral donde te encuentras. Pero no tienes que reprimirte, solo tienes que reconocer a tu enemigo, tu peor enemigo que está dentro de ti para eliminarlo con inteligencia, no a la fuerza.

Esa es la tarea práctica, observar tus pensamientos y sentimientos. Sobre ti mismo y sobre los demás. Así descubrirás tus defectos, tus vicios, tus traumas, tus complejos, tu ego.

Introducción a la concentración y el pensamiento

Dominar la concentración es fundamental para poder avanzar en el camino iniciático, nos permite mantener la mente ordenada y bajo control.

Aprender a pensar bien nos permite utilizar los recursos mentales para manejar bien los conceptos he ideas.

El pensamiento ordenado y la concentración, desarrolla el cerebro, aumenta la inteligencia, aumenta el crecimiento de las neuronas, despierta y fortalece los poderes de la mente, disminuye los riesgos de enfermedades como el alzhéimer o enfermedades seniles del cerebro, etc. Todo esto muy útil para la vida diaria he indispensable para el camino iniciático.

Para poder pensar bien debemos aprovechar la forma de cómo están hechas las conexiones naturales de los pensamientos en la mente. Estas conexiones naturales están formadas por redes neuronales interconectadas. Toda la red neuronal que conecta las ideas puede agruparse en redes neuronales más pequeñas, estas redes forman arboles de ideas.

Pensemos en una silla, enseguida podemos comenzar a pensar en su utilidad, en su forma, en sus partes, en las sillas de nuestra casa, en nuestra silla favorita, en alguna silla famosa, en cómo está hecha, en las personas que hacen sillas, en el trono de un rey, en sillas mágicas que le sucede algo a quien se sienta en ella, en objetos parecidos a una silla, en los lugares donde se fabrican las mejores sillas, etc.

Cada una de estas ideas a su vez forma una red neuronal de otras ideas relacionadas de la cual puede extraerse muchos pensamientos de la mente.

El cerebro humano fue creado para conectarse a la mente de esta forma, conocerlo como está hecho nos permitirá aprovecharlo para poder pensar ordenadamente y no divagar sin control.

Existen decenas de caminos y grupos neuronales por donde fluye el pensamiento, vamos a explicar aquí los seis grupos básicos.

  • Género, categoría o clase: es Identificar el género categoría o clase del objeto y luego seguir la red neuronal que nos conecta con objetos que tienen el mismo género categoría o clase. Una silla es de la clase asiento, luego pensamos en sillones, en el suelo como silla, en un banco de la plaza, en cualquier cosa como silla, sobre una mesa, en una moto, en la falda de alguien, en las butacas de un auto, etc.
  • División del objeto: es separar el objeto en las partes que lo componen y luego seguir las redes neuronales que conectan las partes de dichos objetos con las ideas relacionadas. Una silla tiene patas, respaldo, asiento, tapizado, pintura, los materiales de que están hechas las partes, madera, aluminio, hierro, plástico, etc.
  • Comparación: Implica observar las semejanzas y diferencias con otros objetos. Una silla es diferente a una vaca, aunque los dos tienen cuatro patas y uno se puede sentar en ellas. Pero también una silla es diferente a otra silla o cada silla es única y no hay otra igual en el universo, etc.
  • Atributo, propiedades y características: pensar en características así entonces un perro es fiel, un auto es útil, un arma es peligrosa, una silla es cómoda, son ejemplos que nos conectan con muchas otras ideas que podemos desarrollar.
  • Recuerdos y experiencias: pensar en nuestros recuerdos relacionados con el objeto. Una silla especial en nuestra vida, o alguna que hayamos visto y nos llamó la atención, o la silla de un cuento de nuestra infancia, o como nos reímos aquel día que me sacaron la silla y me caí al suelo, o como desfrute sentarme en aquella silla aquel día que estaba muy cansado, etc.
  • Causa y efecto: lo que sucede en el transcurso del tiempo, como una cosa se transforma y como algo puede provocar otras cosas y que es lo que sucedería si ese objeto no hubiera esta do allí. Que sucede en la cercanía de ese objeto, relaciones recíprocas con otros objetos. La silla cuando es nueva, como se ha usado, como esta luego de cierto tiempo, si termina en un basurero en una hoguera o en un museo y porque sucede esto. Cosas que sucedieron porque una silla estaba justo en ese lugar en ese momento, etc.

Estas son las formas en que el cerebro accede a la mente de forma natural, así está diseñado, utilizar estos mecanismos favorece el pensamiento.

La concentración es otra cosa. Es la facultad de poder mantener nuestra mente en un lugar determinado y que no se disperse o se vaya a otra parte. Para mejorar la concentración existen muchas prácticas y métodos que enseñamos en magnasofia.

La concentración es fundamental para poder pensar y aprovechar mucho mejor los poderes del cerebro y de la mente.

Una vez que elegimos un grupo de pensamiento debemos seguirlo en orden y agotarlo o avanzar hasta un nivel profundo antes de descartarlo y pasar a otra red neuronal.  La profundidad de este nivel está determinada por la utilidad o el momento en que la conexión con el objeto inicial se pierde o es muy lejana. Por eso la concentración requiere alerta y atención. Para no perderse o divagar.

Una mente dispersa pasa de un nivel a otro nivel en cualquier orden sin seguir ningún criterio. El resultado es un pensamiento desordenado, caótico, con muchas lagunas, inservible.

La concentración favorece al pensamiento pudiendo sacar ideas de la mente de forma rápida, abundante y ordenada.

Seguiremos con las prácticas en otras entradas …

La bestia, el hombre y el cristo

En las enseñanzas esotéricas la palabra hombre tiene un significado diferente al que le damos en la vida cotidiana. También la palabra bestia y cristo se usan habitualmente de forma inadecuada.

Los seres humanos, como muchas otras especies estamos separados en dos sexos, machos y hembras. Habitualmente a los machos de les llama hombres y a las hembras, mujeres.

El esoterismo no hace distinción por sexo, sino que lo hace por grado espiritual, entonces a las personas que han llegado a cierto grado espiritual se les llama hombres y las personas que no han alcanzado ese grado se les llama bestias.

Todos los seres humanos nacen siendo bestias y tienen la posibilidad de convertirse en hombres. Desde el punto de vista de la divinidad, no hay mayor diferencia entre el ser humano y cualquier otro animal, más allá de la posibilidad que tiene de cambiarse a sí mismo y convertirse en algo superior. Eso es lo único que lo hace especial, pero mientras la semilla no germine, el ser humano no es diferente a cualquier animal.

Lo primero es convertirse en hombre, para lograrlo se necesita una conducta y una autodisciplina de vida. A algunos les es fácil lograrlo porque vienen con un trabajo ya hecho de sus vidas anteriores, a otros les es muy difícil porque jamás se han acercado al trabajo interior o directamente porque son seres espiritualmente inferiores, espiritualidades defectuosas. Las espiritualidades defectuosas son como las semillas defectuosas, nunca germinan.

Una vez que se alcanza el grado de hombre, entonces puede nacer el cristo dentro. El cristo no es una persona, es un grado esotérico. El cristo es el hijo del hombre. Primero debe formarse el hombre y luego nacer el cristo dentro de él. Para lograr que el cristo nazca en el interior de la persona se necesita trabajo esotérico para el desarrollo espiritual, la eliminación del ego, el despertar de la conciencia y la preparación del sistema nervioso para auto‑convertirse en un dios.

Una persona cualquiera primero es bestia, su conducta recta y su forma de encarar el mundo lo transforma en hombre, luego puede encarnar el cristo a través del trabajo esotérico.

El grado de hombre permite acceder o acercarse a las regiones celestiales del universo. Las regiones celestiales tienen niveles de profundidad. El grado de hombre permite al menos acercarse al borde exterior del cielo y permanecer allí por mucho tiempo, luego de desencarnar.

El grado de cristo es el comienzo de la vida, es el grado esotérico mínimo para ser considerado y cuidado por las divinidades. Es en este punto que se conquista la vida eterna y recién ahí se tiene la posibilidad de entrar de hecho en las regiones celestiales del universo, no solo al borde. Cuando se alcanza el grado de cristo, el hombre se libera de la rueda del samsara, aunque aún no haya alcanzado la iluminación.

Quien no ha alcanzado el grado de cristo, aún no tiene vida, no ha nacido realmente y está sometido a los procesos de la rueda del samsara. Quien no ha alcanzado el grado de cristo, aunque haya alcanzado el grado de hombre, tendrá que pasar por el infierno muchas veces. El grado de cristo es lo que libera. El hombre no es realmente un grado esotérico, es una categoría, pero en de cierta forma puede ser considerado como grado ya que indica un sentido superior de moralidad, nobleza y conducta en pensamiento, sentimiento y acciones.

Algunas personas confunden y mezclan sin distinción a Cristo con Jesús. Queda claro que Cristo es un grado esotérico muy importante, es algo trascendental, algo que no muere jamás. Jesús en cambio es un simple personaje histórico, alguien que enseño cosas como podría haber sido cualquier otro, hijo del tiempo, ahora esta y luego ya no está, no es trascendental.

El cristo es una enseñanza que se conoce desde mucho antes del cristianismo, así Ormuz, Osiris, Fuhi, Krishna, Balder, Quetzalcóatl y decenas de etcéteras más. Todos ellos son la misma cosa, el cristo. Su conocimiento está relacionado directamente con este grado esotérico que debe alcanzar el hombre.

Alcanzar el cristo significa haber despertado en los mundos superiores, tener contacto directo con la divinidad. Ser un hombre es tener firmeza de criterio, ver el camino y saber con certeza hacia dónde queremos ir.  A un hombre no es posible distraerle de su meta, el ya no está en la vida para jugar, su espiritualidad es poderosa, se ha dado cuenta de quién es y qué es lo que está haciendo.

Cuando se habla en nombre del cristo se pueden decir cosas como “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al padre, sino por mí.”, lo dijo Jesús en Juan 14:6 hablando en nombre del cristo. Significa que para llegar a dios es indispensable encarnar el cristo.

Nota al margen: Lamentablemente tenemos que repetir palabras de Jesús, un personaje que muchos odian debido a la destrucción sistemática del cristianismo, que ha hecho la iglesia católica y los evangelistas. Pero las verdades están donde están y las usamos vengan de donde vengan.

“En verdad, en verdad te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de dios” Juan 3.3, “En verdad, en verdad te digo que el que no nace de agua y del espíritu no puede entrar en el reino de dios.” Juan 3.5

Cuando se habla del nacimiento segundo, se está hablando de hacer nacer el cristo dentro de nosotros. Hay dos nacimientos, el que todos conocemos, el nacimiento del cuerpo físico y el nacimiento espiritual. El segundo se produce cuando nace el cristo en el interior del hombre.

Recién cuando el cristo nace dentro del hombre se conquista la verdadera vida, la vida eterna. Este es el nacimiento segundo.

Las aguas en el mundo de la terminología esotérica representan al sexo o al semen. Ya veremos como en el bautismo y en muchos otros textos esotéricos, las aguas también tienen que ver con la sexualidad.

Lo más importante es avanzar porque, aunque no se llegue al objetivo el trabajo no se pierde de vida en vida.

¿Cuáles son las características de un hombre? Todo tiene que ver con la eliminación del ego y el despertar de las virtudes. Esto le otorga una base espiritual que rige el pensamiento, los sentimientos y las acciones.

Se nota en la conducta, por ejemplo, alguien que le interesan seriamente los misterios de la espiritualidad está más cerca del hombre que alguien que no se interesa por ello. Este último no ha dejado de ser bestia. Una persona amable, un ser noble, una persona con estabilidad emocional, alguien que no tiene vanidad, alguien que siente el amor por su pareja, por la humanidad y por toda la creacion de forma profunda y sin desequilibrios, alguien honesto, alguien que no tiene miedo ni al hambre ni a la pobreza, una persona que valora las cosas que ascienden, quien tiene valores morales positivos. Todas estas cosas y mil etcéteras mas están cerca del hombre y las cosas contrarias están en el terreno de las bestias.

El hombre es el producto de una espiritualidad sana, poderosa y equilibrada, el auténtico hombre es un ser noble en un sentido profundo.

El cielo de las religiones está en el infierno

Hay muchas regiones en el mundo espiritual. Las más conocidas son tres.

  1. El cielo celestial o edén celestial.
  2. El hades, seol, infierno o mundo de los desencarnados.
  3. El tártaro, gehena o región de los tormentos.

Se suele pensar que el cielo, tal cual se enseña en todas partes se en encuentra en la región más alta, en el edén celestial. Esto es solamente un deseo, pero la realidad no es así. Ni siquiera los dioses pueden entrar a ese lugar. Solamente pueden entrar ahí unos pocos seres excepcionales en el universo, mucho más que simples dioses iluminados. Ese lugar está casi vacío.

El hades o mundo de los desencarnados es un lugar muy amplio que dispone de muchas regiones. Es un mundo que tiene mucha relación con el mundo físico que conocemos. Hay lugares de mucha paz y tranquilidad, con espacio y buena calidad de vida y hay regiones donde hay hacinamiento, stress y una calidad de vida baja. Entre esos dos extremos hay muchas graduaciones. Como es arriba es abajo.

Las personas que se han convertido en dioses, los iluminados, los que han eliminado el cien por ciento de sus errores psicológicos, los que se han liberado de la rueda de las reencarnaciones, han despertado y han nacido espiritualmente, pueden moverse libremente por la región superior del mundo de los muertos. Esta región es el cielo y está en el mundo de los desencarnados, en la parte superior del infierno. Son pocas las personas que llegan a este grado.

Las buenas personas de este mundo, no pueden entrar a esta región. No alcanza con ser buena persona. Hay que tener mucho trabajo interior para llegar a ese lugar.

En las regiones medias y bajas del infierno hay muchas personas. Aquellos que tienen una psiquis no obsesiva. Se puede tener ego y estar en regiones más o menos buenas del infierno. Las obsesiones son lo que nos conecta con el tártaro.

El tártaro es un lugar de sufrimiento y tormento. Aquí se encuentran las personas obsesionadas. Las obsesiones introducen a las personas dentro de círculos de los cuales no pueden escapar. En el tártaro también hay un cielo. Allí están todos aquellos que creen en el cielo de las religiones. Aquellos que oran, aquellos que, de alguna forma, aunque sea mínima tienen alguna obsesión religiosa. También están en este lugar los esoteristas obsesionados y los que tienen vocación de evangelistas. Los sacerdotes, maestros, curas, papas, pastores, profetas, etc. Todos los obsesionados con cualquier disciplina mística o religiosa. En fin, todos los obsesivos están en el tártaro. En otras regiones del tártaro están los trastornados, locos y atormentados del mundo.

El tártaro o gehena es conocido en las escrituras hebreas y cristianas como la región donde el mal es destruido. Quien entra al tártaro o gehena ya no puede escapar de allí, no puede volver a encarnar hasta que toda su psicología obsesiva sea aniquilada. La aniquilación se produce a través del sufrimiento, se sufre tanto en ese lugar que la maldad misma se va agotando y se aniquila. En el tártaro no hay tiempo. Pero desde que una persona desencarna, entra al tártaro y sale del tártaro para encarnar nuevamente pueden pasar miles de generaciones. De esa forma podemos aproximar que en el tártaro se puede estar cien mil años humanos o más con facilidad.

No hay dioses externos que dirijan no condenen a nadie en todo este proceso. Es un funcionamiento natural del universo. Si hay alguien que puede dirigir hacia dónde vamos somos nosotros mismos con las cosas que hacemos.

Para saber a dónde vamos o donde nos encontramos debemos observar nuestros pensamientos. El ruido mental y las obsesiones, nos acercan al tártaro. El silencio mental nos aleja del tártaro.

Podemos observar nuestros sueños. Si son pesadillas, o estamos atrapados, o inmovilizados, o haciendo cosas repetitivas u obsesivas, etc. Estamos cerca del tártaro, si en los sueños somos libres o estamos despiertos entonces estamos lejos del tártaro.

Demonio, Lucifer, Satanás no son cosas malignas

Demonio

Viene del griego “δαιμονιον”, “daimon”, significa “genio, inteligencia, conocimiento”

Lucifer

Viene del latín “Lucem ferre”, significa “portador de la luz, iluminador, claridad”

Satanás

Viene del hebreo “השטן”, “ha-satán”, significa “adversario, oponente, cuestionador”